Tejido de fibra de piña podrá reemplazar la piel animal

piel-de-pina

El subproducto de este material es sólo una biomasa que puede ser utilizado como fertilizante natural. Una tela hecha de fibras de piña que puede ser un excelente sustituto de cuero animal.

Piñatex doblado, el material fue creado por la diseñadora española Carmen Hijosa a partir de una técnica tradicional de las Filipinas porque las fibras de frutas se utilizan para la fabricación de una camisa especial llamada Barong tagalo.

El descubrimiento le hizo trabajar a Carmen muy duro, durante años estuvo trabajando en la industria del cuero, se dio cuenta de que era necesario crear una alternativa de materia prima más sostenible.

El Piñatex comenzó a formarse cuando según la diseñadora cuenta de que fue posible transformar fibras de piña en una tela no tejida, o que se conecta entre ella sin la necesidad de tejer el tejido.

Las fibras que componen el material se extraen de las hojas de piña antes de ser cortadas de la siembra. A partir de ahí, se cortan y se colocan en capas mediante un proceso industrial, en el que da como resultado a la tela. El subproducto de esta práctica es sólo una biomasa que puede ser usada como abono natural, asegurando una ganancia adicional para los productores.

secado

Después de la fabricación, las fibras cogen una apariencia similar a una tela que se puede teñir de cualquier color, y se imprime de diversas maneras con el fin de lograr diferentes texturas. Este tratamiento permite a la Piñatex ser aún más similar al cuero.

Según Carmen Hijosa, el material puede ser utilizado en la fabricación de zapatos, bolsos, fundas de colchón para sofás y sillas, ropa, paneles, tapicería automotriz y más.

El Piñatex fue lanzado en Europa en 2014 y una serie de marcas ya la utilizan en prototipos de productos veganos y totalmente libre de crueldad animal.