Aquí la razón por la que no dejes consumir jamás el Ketchup Heinz

ketchup heinz

Son muchísimas las personas que consumen este tipo de ketchup, sobre todo para acompañar cierto tipo de comidas, y es conocido a nivel mundial. El ketchup Heinz, a pesar de ser tan apreciado y publicitado, es malísimo para nuestra salud.

Por su sabor convence a la gente, ya que es el que mejor sabe del mercado, pero si en Israel lo han prohibido terminantemente en el país, no es por una tontería, sino porque en esta salsa hay algo que no hace bien al ser humano y esto por consiguiente pone en entredicho toda la publicidad acerca de este tipo de salsa.

Este alimento es uno de los que debes desterrar del carro de tu compra, y ahora te vamos a explicar el porqué:

Su composición lleva Mercurio

El mercurio es uno de los productos químicos que son más perjudiciales para la salud del ser humano, y esto viene dicho por la OMS.

El ketchup heinz contiene jarabe de maíz que está modificado genéticamente, y a su vez se compone de fructosa que contiene el metal pesado y tóxico del mercurio.

Ya es sabido que el consumo extendido y frecuente del jarabe de maíz modificado genéticamente es muy peligroso para la salud, por estudios médicos certificados. El jarabe de maíz es el responsable en gran medida de muchas enfermedades, como pueden ser las del corazón, la obesidad, el cáncer, la diabetes, la enfermedad hepática, y otras más.

Es muy pobre en nutrientes

Como siempre, para vender productos y que la gente se sienta atraídos por ellos, hacen el envase muy atractivo, diciendo que la salsa en esta ocasión “El Ketchup Heinz” está hecho del 99% de tomates recién cortados cada mañana…

Pues para que te enteres, el ketchup heinz contiene una cantidad muy pequeña, casi insignificante de los tomates que dice que tienen, y esta es una de las razones por las que Israel ha prohibido su venta en el país, está hecho de azúcar, espesantes, transgénicos y productos químicos.

Ni contiene fibra, ni proteínas ni mucho menos nutrientes, todo está claro que dista mucho de lo que nos dicen realmente sus anuncios. La salsa Heinz sólo contiene una baja cantidad de licopeno, que es un pigmento natural, que pertenece a los carotenoides y que hace que la salsa tenga el color rojo que tiene. Por lo tanto, esto es igual a nutrientes 0.

Tiene vinagre destilado

En su composición también encontramos el vinagre destilado, que deriva del maíz modificado genéticamente, cultivado con sustancias químicas y pesticidas. El azúcar, además del vinagre, aumenta el nivel del azúcar en nuestra sangre y esto puede causar problemas en nuestro hígado y en nuestro páncreas, sin dudarlo estamos ante un verdadero peligro para la salud.

Exceso de azúcar

La salsa Heinz contiene grandes cantidades de azúcar, siendo muy perjudicial para la salud, por ello es esencial que evitemos esta salsa de tomate en la medida que podamos, ya que podemos optar por hacerla nosotros mismos o una orgánica.