Alimentos que ayudan a regenerar los cartílagos

Aunque estamos acostumbrados a no darle mucha importancia, los cartílagos son una parte muy importante de nuestro cuerpo. Tienen un trabajo muy importante para apoyar estructuras tales como las articulaciones. Son muy susceptibles a las lesiones en los atletas, personas muy activas o los ancianos. Sin embargo, es bueno saber que podemos regenerarlos a través de los alimentos.

¿Quieres saber qué alimentos pueden hacer eso?

Cartílagos, los más afectados

regenerar el cartílago

Los cartílagos conectan los huesos entre sí y dan movilidad. No son tan duros como las estructuras óseas y no tan elásticos como los músculos .

Es necesario prestarles mucha atención, ya que se trata de un tejido que, una vez dañado, es muy difícil de reparar por completo. Esto ha llevado a diferentes dolores y enfermedades, incluyendo la artritis. Los esguinces son las lesiones más comunes de este apoyo. Las regiones más afectadas son:

[yes_list]
  • Tobillos
  • Rodillas
  • Muñecas
  • Codos
  • Espalda
[/yes_list]

También pueden ser dañados por quemaduras graves o accidentes. Las heridas son muy dolorosas y pueden incluso causar problemas de movilidad.

¿Cuáles son las causas de los problemas en el cartílago?

[yes_list]
  • Envejecimiento
  • Enfermedades degenerativas
  • La excesiva actividad física
  • Obesidad
  • Estrés
  • Cargar o llevar cosas pesadas
  • La deficiencia de nutrientes
[/yes_list]

Es esencial que los cartílagos se mantengan saludables, especialmente en las rodillas, que son los que soportan más peso (casi la totalidad del cuerpo ). Los síntomas más comunes de lesiones o daños en el cartílago son:

[yes_list]
  • Dolor al mover la extremidad o articulación
  • Limitación del movimiento en la región
  • Deformidad
  • Inflamación
[/yes_list]

La alimentación y los cartílagos

alimentos para regenerar el cartílago

Una dieta adecuada permite la atención, fortalecer y regenerar esta parte del cuerpo de forma natural. Una dieta equilibrada para lograr este objetivo debe incluir los siguientes nutrientes:

[yes_list]
  • Las vitaminas A, C y D
  • Calcio
  • Lisina
  • Partido
  • Flúor
  • Magnesio
  • Proteínas
[/yes_list]

Por otra parte, es muy importante beber agua para hidratar el cartílago y las articulaciones. No se olvide de tomar su dosis diaria de 2 litros.

Hablando de los nutrientes necesarios para mantener el cartílago sano y tratarlas en caso de molestia o dolor, podemos destacar los siguientes:

Lisina

Este compuesto tiene la capacidad de evitar la fatiga y facilitar la recuperación en caso de daños. La ingesta recomendada es de 12 mg por kg de peso corporal. ¿Cuáles son las principales fuentes de lisina?

[yes_list]
  • Verduras
  • Carne roja
  • Huevos
  • Bacalao
  • Haba de soja
  • Queso
  • Frutos secos
  • Levadura
  • Vitamina C
  • Moras
[/yes_list]

Vitamina C

La vitamina C es un antioxidante importante con la capacidad de aumentar nuestra inmunidad, así como para producir naturalmente colágeno. Esto significa que ayuda a regenerar tejido conectivo, permite un mejor funcionamiento del vaso sanguíneo y un flujo de transporte de sangre oxigenada que es responsable de la recuperación de lesiones. Entre los alimentos con cantidades más altas de vitamina C son:

[yes_list]
  • Naranjas
  • Tomates
  • Piña
  • Melocotón
  • Col
  • Fresa
  • Kiwi
  • Cebolla
  • Pimienta
  • Lechuga
  • Mandarina
  • Uva
  • Morera
[/yes_list]

La dosis recomendada es de 75 mg mínimo de 90 mg de mujeres a hombres.

Vitamina D

La exposición a la luz del sol es la mejor manera de proporcionar la vitamina D a nuestro cuerpo. Contribuye a la mejora de la movilidad de las articulaciones y por otra parte, previene enfermedades como la osteoporosis y la artritis, y evita problemas, incluyendo el cartílago.

Con la limentación también podemos incorporar la vitamina D en el cuerpo. Las principales fuentes de este nutriente son:

[yes_list]
  • Pan integral
  • Leche
  • Cereales integrales
  • Salmón
  • Arenque
  • Ostras
  • Colágeno
  • Gelatina
[/yes_list]

Colágeno

El colágeno constituye los tejidos del cartílago, tendones y huesos. Los estudio llegaron a la conclusión de que facilita la unión de todos estos. La forma más sencilla de ingerir es a través del consumo de gelatina. Pero se necesita atención y elegir una variedad con pocas calorías, de lo contrario el azúcar reducirá las propiedades del colágeno .

Además de ser un delicioso postre, que puede ser utilizado como el componente principal en muchos platos, tanto dulce como ensaladas, en caso de compra de la gelatina sin sabor. La gelatina es perfecta para la regeneración de cartílago de las caderas y las rodillas. La cantidad conveniente diaria es de 10 gramos. Si se consume con regularidad, se puede eliminar por completo los síntomas de la osteoartritis.

Especias y plantas anti-inflamatorias

Para recuperar y regenerar el cartílago o articulación es necesario consumir ciertas hierbas y especias. Entre los primeros, se destacan dos: sauce y la garra del diablo. Entre estas últimos, el jengibre y la cúrcuma. Añadirlos a nuestros tés y comidas ayudará a promover la movilidad y flexibilidad.

Ácidos grasos Omega 3

Para fortalecer el cartílago, especialmente las rodillas, hay que limitar el consumo de grasas saturadas (por ejemplo, los presentes en la comida rápida) y reemplazarlos con proteína magra (queso de soja, lentejas, judías, etc.) y ácidos grasos omega 3. Estos últimos tienen la capacidad de reducir la inflamación crónica. Las principales fuentes de este nutriente importante son:

[yes_list]
  • Atún
  • Mariscos
  • Sardina
  • Vieiras
  • Espinacas
  • Achicoria
  • Col
  • Acelga
  • Las semillas de cáñamo
  • Las semillas de chía
  • Las semillas de calabaza
  • Aceite de linaza
  • Aceite de pescado
[/yes_list]

Los buenos hábitos para evitar el desgaste de los cartílagos

Se debe seguir un plan preventivo para que los cartílagos no se dañen. Además de comer de forma equilibrada y comer los alimentos apropiados, es necesario cumplir con una especie de rutina. Estos son algunos consejos:

[line_list]
  • El ejercicio a partir de un nivel inicial y aumentando gradualmente la intensidad.
  • Caminar todos los días.
  • Estirar las piernas, hombros, caderas, etc.
  • El masaje de las zonas más vulnerables y susceptibles a las lesiones.
  • Tenga cuidado al levantar peso en el día a día.
  • Consulte a un médico tan pronto como aparezcan los primeros síntomas.
[/line_list]